sábado, 23 de febrero de 2013

ALGO DE POESIA


Te di un beso y te dije adiós.
Un adiós hasta luego y hasta pronto, para volver a vernos.
Tomé el camino de regreso a casa, casi por el mismo lugar de cuando te encontré, pero sin pensar que iba a regresar con melancolías de haber pasado tan pronto el momento. Y fue un suspiro, un aletear de mariposas y ya nuevamente deseaba volver a encontrarte.
Aún percibía el deseo y el aliento de tu risa apenas tímida.
Aún sentía el calor de tus soles internos, tan inmensos como el cielo y tan intensos como la música de tu corazón.
Saliste aquella tarde de primavera entre caricias de brisas de colores, de aromas diversos, de cantos de pajaritos y de ruidos silenciosos.
De suspiros estabas hecha, suspiros de verte pasar y suspiros de anhelar mirarte sin que te dieras cuenta.
Te quería decir mil cosas sin decirte nada, para no irrumpir ese silencio de ilusiones inventadas.
Y sin querer prendiste fuego los deseos adormecidos, los cantos acallados de mi alma, la melodía apagada de mis pensamientos…

(FRAGMENTO DE EL BESO)

No hay comentarios:

Publicar un comentario